El 61,3 % de las viviendas del país se vende sobre planos

Estudio reveló que con esta figura el sector de la construcción sigue blindándose contra todo riesgo. La preventa tiene un componente adicional: la fiduciaria, que administra los recursos de los inversionistas.

La preventa y el control del inventario de vivienda terminada en Colombia han sido determinantes para contrarrestar eventuales riesgos en el sector edificador.

Así lo evidencia un reciente informe de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), en el que advierte que de 100.574 viviendas nuevas en oferta a septiembre de este año, 61,3 por ciento se encontraba en preventa.

“Tener la opción de diferir la cuota inicial hasta el momento de la entrega de la vivienda se convirtió en un patrón del negocio inmobiliario para impulsar la comercialización”, dijo la presidenta de la organización, Sandra Forero, quien también resaltó que en la mayoría de las regiones se mantiene un estricto control de la oferta terminada que está pendiente de vender.

Por ejemplo, en Bogotá y Cundinamarca esta variable apenas es de 5 por ciento, y debajo de este porcentaje están los departamentos de Antioquia, el Valle del Cauca, Santander y Atlántico, entre otros. Por su parte, los más altos son Valledupar y Meta, con 11 por ciento cada uno que, de todas formas, sigue siendo bajo.

Andrés Arango, presidente de Ospinas & Cía. considera que el dato de Camacol de las preventas o negociaciones sobre planos coincide con el porcentaje que está exigiendo la mayoría de los constructores para el punto de equilibrio y, de esa forma, iniciar la obra.

CONTRA TODO RIESGO 

“Muchos consideran que se puede comenzar a construir con el 60 por ciento de lo comercializado; sin embargo, por lo menos en nuestro caso, y como mecanismo de protección y de autorregulación, esperamos hasta el 80 por ciento”, reveló el directivo.

César Llano, presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), le suma otro componente al fenómeno: el aumento del plazo para el pago de la cuota inicial.

Según el dirigente, en algunos casos pasa de uno a dos años, e incluso más, lo que ha impulsado el acceso a la vivienda de los hogares más jóvenes, especialmente de los estratos 3, 4 y 5.

A esto le agrega que “al invertir sobre planos se logra un precio menor al que se debe pagar al comprar una unidad terminada y, por lo tanto, se aprovecha la curva de valorización”.

Por el lado del constructor también hay ventajas. En línea con lo expuesto por el presidente de Ospinas & Cía., está la disminución del riesgo financiero y la reducción del costo de financiación.

Otro hallazgo interesante de Camacol en el caso de las preventas coincide con la apreciación de Llano, en el sentido de que la apuesta está en el estrato medio.

De hecho, en el rango de 87 millones a 215 millones de pesos la oferta sobre planos creció 16 por ciento entre enero y septiembre de este año lo que, según el gremio de los constructores, se presentó tras los anuncios del nuevo subsidio a la tasa de interés hipotecario para respaldar ese rango, cuyos desembolsos se harán a partir del 15 de enero del 2016.

ALZA EN LA SOLICITUD DE CRÉDITOS 

Este jueves, el Dane anunció que durante el tercer trimestre del 2015 el número de créditos hipotecarios aumentó 4,1 por ciento frente al mismo periodo del 2014, a través de 997.621 para la adquisición de vivienda.

Según la entidad estadística, los de rangos medio y alto (No VIS) presentaron un alza de 5,6 por ciento, mientras que los de vivienda de interés social (VIS) aumentaron 2,8 por ciento. El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, destacó que en el caso de la oferta subsidiada, “es evidente que los programas Casa Ahorro y Mi Casa Ya han sido bien acogidos por los colombianos de clase media, y han impulsado las cifras”. Y anunció que el próximo año la solicitud se dinamizará si se tiene en cuenta que "empezaremos a entregar los subsidios a la tasa de interés para No VIS".

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios